Yo: la versión recta