Propia isla, sus posibles reclamos