Detener a menudo es una copa de tierras