La maldición de antopia, aceptar la